sábado, 27 de julio de 2013

La casa del árbol

Tree Mansión

tree
Salón

No hay sensación más extraña que esa de la soledad, la del peso y la impregnación del silencio. Estar o sentirse solo puede ser un sentimiento doloroso, triste. La soledad que no elegimos, la que llega de golpe, la que sorprende, esa que más nos lastima: la experimentamos y vivimos como abandono, esa que llega tras desaparecer, que deja lo que teníamos atrás. Los amigos se van (o nunca llegan), los animales nos dejan, todo se retira; en su lugar, el silencio y el vacío nos hieren, asfixian, impiden la vida. "Muchas soledades se prolongan y laceran profundamente, como aquellas donde el abandono es una constante."

Time crop
El tiempo no existe


tree_1
El aire que respiras


tree_2
Buscadores


Bed
Descanso Eterno


tree_3
Rolph

Era la primera vez que veíamos un animal de esas dimensiones y características totalmente momificado junto a la que parecía la cama de sus dueños. Sabíamos por boca de otros exploradores que algunos lo colocaron allí, quizá buscaban sorprender a futuros visitantes, o incluso, lo más probable fuera por motivos únicamente fotográficos; Que frío.
Nos limitamos a recoger con nuestras cámaras lo que observábamos perplejos.

(Recuerdo haber leído este artículo artículo me vino a la cabeza nada mas contemplar aquella escena.)

tree_4
Momia


tree_5
El cestito


tree_6
Descanso


tree_7
Pastel y champaing


tree_8
Vieja pala y polea


tree_9
Cuerdas


tree_10
Un respiro para tanta eternidad


tree_11
La salida

La llamaban mansión tree o en su defecto: la casa del árbol, aunque no era la típica caseta de madera construida en las ramas, si no el hogar de una familia de agricultores que ya no habitaban allí. La entrada al lugar estaba repleta de barro, era espeso y la profundidad nos dificultaba el estacionamiento. Tuvimos que aparcar cerca de la entrada al taller o cochera, donde antiguamente guardaban la maquinaria, herramientas etc.. Nada mas girar vimos un gran árbol que crecía dentro de ese mismo lugar, comprendimos rápidamente el porqué de aquél apodo.

twinsbed
Camas gemelas


syairs
Aquellas escaleras


Afeitar
Un apurado al tiempo

Somos buscadores de recuerdos, nos buscamos a cada uno de nosotros en cada una de las habitaciones que exploramos. Abrimos cajones y armarios, intentamos hallar respuestas; Un por qué, algo que nos demuestre que ellos existieron, que todo tuvo sentido, pero aún no siendo así, siempre nos quedara la imaginación, esa reservada para mejores existencias.

Pajar
Esperanza en el pajar




La Herencia. 1958

tree_12
Van Hoeck

Un testamento, algunos documentos comerciales, datos específicos sobre la actividad y el nombre de la familia VAN HOECK, (agricultores) daban para construir e imaginar una historia que tranquilamente podría haber existido, la vida de Johannes Jozefus, Franciscus Van Hoeck (El niño pequeño) y Catharina Antonia Van Hoek (Hermana de Joshepus. Iz) parecía ser una existencia feliz.

Carta
Jozefus

Al principio, nos quedabamos estupefactos por el desorden y la suciedad, el abandono. Rara vez entrabamos en una vivienda donde sus antiguos dueños dejaban sus pertenencias tal y como las disponian. Lo más frecuente era que se hubiera producido un estallido de ira y violencia, una orgía de caprichoso vandalismo a la hora de marcharse o bien  provocadas por los indeseables que la encontraran después: desde dejar los grifos de los lavabos abiertos y las bañeras desbordándose hasta muros demolidos a mazazos, paredes cubiertas de pintadas obscenas o agujereadas a golpetazos, sin mencionar las tuberías de cobre arrancadas, las alfombras manchadas de lejía, los montones de mierda depositados en la sala de estar. Son ejemplos extremos, quizás, actos impulsivos provocados por la rabia de los desposeídos, expresiones de desesperación, vergonzosos pero comprensibles, y aunque no siempre son dadas estas circunstancias da repugnancia al entrar en una casa, nunca lo hacemos sin un sentimiento de aprensión. Inevitablemente, lo primero con lo que hay que lidiar es el olor, la embestida de aire enrarecido que penetra súbitamente por las ventanas de la nariz, los omnipresentes y mezclados olores a moho, leche agria, excrementos de gato, animales muertos,  retretes con una costra de porquería y hasta alimentos podridos en la encimera de la cocina. Ni con aire fresco entrando a raudales por las ventanas abiertas se elimina esa peste; ni siquiera la limpieza más atenta y escrupulosa puede borrar el hedor de la derrota. En otras ocasiones, todo lo que te encuentras a tu paso es historia, incomprensión, belleza... ósea todo lo contrario.



Catharina Antonia

belin1_2
Sunset Park

"A veces, cuando saca la cámara y le enseña sus fotografías de objetos abandonados, los ojos de Pilar se llenan de lágrimas. Tiene un lado tierno, sentimental, que casi resulta cómico, piensa él, y sin embargo lo conmueve esa ternura suya, esa vulnerabilidad ante el dolor de los demás, y como también puede ser dura, charlatana y dispuesta a la carcajada, nunca sabe qué aspecto de ella va a emerger en un momento determinado. Es algo que puede resultar molesto a corto plazo, pero cree que a la larga no puede ser sino algo bueno. Él, que tanto se ha negado a sí mismo durante tantos años, que tan intransigente ha sido en susrenuncias, que ha aprendido a dominar su temperamento y deambular por el mundo con un desapego terco y frío, ha vuelto poco a poco a la vida ante los excesos emotivos de Pilar, su apasionamiento, sus sensibleras lágrimas cuando se le muestra la imagen de un osito de peluche abandonado, una bicicleta rota o un jarrón de flores marchitas "

#19. Paul Auster

belin1_1
Comodos restos


belin1_5
Pamela


sister Bed
Su habitación

Pedazos de hojas de diarios de la época, panfletos de publicidad, cuadernillos y partituras de algunas piezas musicales de genero clásica, pamelas e incluso unos guantes blancos de señorita para el domingo rotos, eran los restos de aquella habitación, quizá el cuarto de Catherina, la hermana del difunto... Cada paso por aquella vieja "mansión" era una pregunta sin respuesta.

texture
Papeles pintados de pasado


Reconstrucción




Quién o quienés eran las personas que habitaban allí ? 
Es curioso como un lugar se convierte en una experiencia de exploración totalmente diferente cuando encuentras alguna señal o pista que nos ayudan a recrear y caracterizar el lugar con el ambiente fotográfico apropiado. 
No era la primera vez que nos topábamos con documentos personales, pero en este caso y para nuestra grata sorpresa era mas que una carta cualquiera, se trataba de un escrito sorprendente, incluso llegaba a ser angustiante. Palabras de recuerdo, reminiscencias de un pasado dichoso acompañados de la sombra de una declaración de herencia.

Este video resumen es una reconstrucción tras averiguar, traducir y estudiar dichos documentos.


END


Este reportaje es obra de Jordi Martorell, Daniel Romero y Belinda Martorell. Ksilencio©2013 Copyright Website