domingo, 8 de enero de 2012

La Mansión Heinen



Siempre quedan lugares extraños, repletos de misterio, de esos que cuando los descubres no puedes dejar de buscar hasta encontrarlos, tanto que pasa a ser un destino fijo en tu lista de futuras exploraciones.




La Mansión Heinen fue un descubrimiento muy agradable, aun recuerdo cuando contemplábamos la primera imagen en una web extranjera, y la sensación que nos produjo ver este lugar.













Te enamoras de él con facilidad, poder pisar su antiguo y dañado suelo de madera fue una experiencia brutal, sentir que acabas de pisar un lugar lleno de misterio y belleza, es algo que no se olvida con facilidad.







Techos decadentes llenos de agujeros, en los que se podía observar cada uno de los trozos de madera que lo componían; ese techo que daba por aquel entonces, un aspecto de casa señorial en nobles tierras burguesas.




En la Habitación de matrimonio lo que parecía ser una alfombra de piel de zorro, o un animal muerto, del que solo quedaban ahora sus viejos huesos machacados y unidos al suelo. (Izquierda debajo del crucifijo)




Cada detalle de este maravilloso abandono, por siniestro que pueda parecer es realmente increíble, desde los techos decorados con formas de escayola, a sus viejos y artesanos muebles de madera conservados aun después del paso del tiempo.







En una de las estancias del hogar, encontramos una vieja maquina de coser junto a la ventana, es indescriptible la sensación de observar como brillaba su ajado metal por la potente luz que traspasaba aquel viejo ventanal, donde podía verse el bello paraje que situaba dicha mansión… Absolutamente verde y maravilloso.










Desde el exterior este lugar no parecía gran gran cosa, con una granja semi derruida y anticuada, y una buhardilla donde pasamos gran tiempo disfrutando de los caprichos de su luz.













Una vez dentro, nada pasa inadvertido, todo es mágico, incluso su decadencia. 












Es difícil decir desde cuando, este edificio lleva abandonado, pero en su interior hayamos varios documentos, incluso dos pequeñas esquelas esculpidas en piedra que databan a esta mansión en la década de 1950.




By: Ksilencio
Musica de cabecera: Nicky Bendix 
http://www.nickybendix.com/